martes, 20 de septiembre de 2011

Romance de la niña lechuza.


Lechucita de agua dulce
trae colores, trae un sueño;
viene flotando la niña,
pinta flores con su vuelo.
En su sonrisa bonita
llora el llanto, siente celos
y hay un refugio manso
donde cobija al ciervo.
Cuando me siento su padre;
padre, tío y hasta abuelo
corro, la llevo al bosque
y la cuido de un tropiezo.
Qué no me toques la niña,
con sus alas me protejo
en su regazo me escondo,
pasa el frío y no lo siento.
Y si se entristece la niña
hasta Marte, juro, me la llevo.


© JorgeRgalan 2011

sábado, 25 de junio de 2011

Kentira.




Se levanta cada mañana de mentira, va a un baño de mentira en una casa de mentira; se lava una cara de mentira con agua de mentira; se peina con un peine de mentira y busca ropas de mentira que se pondrá sobre una total mentira. Su fragancia es una mentira y los pasos que dará en el día también lo serán.

Su nombre es una mentira creado con pensamientos falsos, escrito en un papel de mentira, con un lápiz de mentira y en una Vida de Mentira. Ella dice mentiras, dibuja mentiras, escribe mentiras, come mentiras, vomita mentiras, transpira mentiras, camina con mentiras en un parque de mentiras, manipula las sillas donde se va a sentar con mentiras.

Las cuatro letras de su nombre son una Mentira y la inicial de éste rima con kentira. Ella vive una mentira en un mundo de mentira donde fabrica las mentiras sobre las que caminará y hará caminar a los demás; Su mirada es una mentira así como todo lo que observa es una mentira. Ella se origina de la mentira y morirá en la mentira, sólo conoce mentira y su verdad siempre será mentira, cocina sus mentiras en ollas de mentira con vegetales de mentira y platos de mentira donde comerán los payasos de su circo de mentira sobre una mesa de mentira en su fábrica de mentiras.

Cuando la conocí creí que era una mentira y no estaba equivocado porque con el tiempo descubrí que su esencia era mentira; redefinió la mentira, la volvió su exclusividad… y no es que todo haya sido una mentira.. Simplemente ella es mentira.

Ella miente, ha mentido, sigue mintiendo y mentirá…



© JorgeRgalan 2011

domingo, 8 de mayo de 2011

La historia del gato y la luna.

Cortometraje portugues (1995)
Autor: Pedro Serrazima
Narración: de Joaquim De Almeida.
(Borraron de youtube la narración original, pero igual ésta está bien)

Poesía animada, con un soundtrack dulce y adecuado; hermosa alusión a lo imposible hecho realidad. Lo real es abstracto y lo inalcanzable delgado. Hecho en blancos y negros, pero te colorea las pupilas.

Obtener resultado de un esfuerzo que se presumía en vano, en fin... Es una bocanada profunda de aire puro este corto, disfrútenlo.




© JorgeRgalan 2011

sábado, 15 de enero de 2011

Nemo no es un animal!

No me digas que eres ambientalista cuando tú vas al baño, no me digas que defiendes y quieres mucho a los animales cuanto tú bajas el agua de tu retrete cada día, ¿A dónde crees que van tus desperdicios? Al mar, ¿Quiénes habitan ahí? ¿La sirenita con Nemo haciendo la película número tres mil de Disney? Pues no, ahí habitan seres vivos como tú o yo, y que, lamentablemente no tienen un lenguaje con el cual defenderse. Por eso yo no me declaro (casi nunca me declaro parte de nada, sino en el medio de todo) ambientalista ni defensor de los animales; Intento, de alguna forma, ser objetivo y realista.

Vivimos en una sociedad hipócrita donde algunos (me incluyo) sentimos que defendemos a los animales sólo porque les damos cariño a nuestra mascota (término denigrante), pero lo hacemos con un empaque de cualquier chuchería en la mano, Ése empaque fue fabricado con máquinas que utilizan como energía (en la mayoría de los casos) derivados de petróleo. El año pasado (2010) hubo una crisis mundial por el derrame de petróleo en el Golfo de México, ubicado en el país al que siempre le echamos la culpa de nuestros errores USA, sí esta vez los “gringos” pecaron, y de qué manera. El impacto ecológico en la región causado por las multinacionales petroleras todavía se está midiendo; pero el punto que concierne a este escrito es el de las 400 especies de animales que vivían felices antes de ese día y ahora están en peligro de extinción.

No puedo decir que soy defensor de los animales si visto como visto y compro lo que compro, casi todo lo que consumimos lleva en su proceso de fabricación el uso de algún derivado de petróleo; las hojas dónde escribimos y los libros que compramos fueron fabricados con árboles, los cuales fueron talados, perjudicando el hábitat natural de muchas especies, ¿cuántas especies de animales no hemos extinto nosotros? No sé, ni las contaré; pero puedo decir que son muchas y la cifra seguirá aumentando.

Tampoco intento decir que salgamos a la selva, nos quitemos nuestras prendas y bailemos el “ula ula” todas las noches, Pero por lo menos seamos conscientes a la hora de hablar sobre “el maltrato de los animales” ¿Qué es peor, el circo que se burla de los animales; pero les da de comer o las trasnacionales que explotan el hábitat natural de las especies asesinándolas? ¿Qué problema debemos resolver primero? Y no hay que excluirse, las trasnacionales somos todos; todos formamos parte de ese círculo, nosotros alimentamos esas trasnacionales con nuestros bolsillos. Ni yo me excluyo de esto; pero yo, con el respeto del que me lee, intento ser racional.

San Francisco de Asís no mataba ni insectos, y si se veía en la imperiosa necesidad de hacerlo, les ofrecía sus disculpas y les explicaba que estaban invadiendo su espacio. Mi mamá también lo hace, llámenme loco; pero yo también.



© JorgeRgalan