martes, 8 de octubre de 2013

De repente, sentí el pinchazo. Era una rata que clavó su 

dentadura en mi mano, sin previa meditación 

¡de un impulso! 

me arranqué el dedo y se lo di; se lo di para que alimentara 

su ego. Pronto serás un ser humano.



 © JorgeRGalán 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario